Envíos gratis Península y Baleares +60€ - Excepto Productos Wigiwama gastos envio 10€
Entregas en 48/72 horas - Mobiliario 5/7 días
Carrito de compra

El Colecho: Una Mirada Desde la Disciplina Positiva y la Crianza Respetuosa

publicado por Bobodü Kids el
El Colecho: Una Mirada Desde la Disciplina Positiva y la Crianza Respetuosa

Por  ISABEL MOYA SÁNCHEZ  para Bobodü Kids

 

El colecho es la práctica de dormir junto a nuestros hijos y ha sido un tema de debate en la crianza de los hijos durante generaciones, pero más en los últimos años, donde la maternidad está experimentando una vuelta a los orígenes, evitando dolorosas luchas en contra de nuestros instintos en muchos casos.

Desde la perspectiva de la disciplina positiva y la crianza respetuosa, exploraremos los beneficios del colecho para los niños, sus padres, así como los posibles efectos negativos y consideraciones sobre su duración y aplicabilidad.

¿Qué beneficios tiene la práctica del colecho para el niño?

Todos los niños buscan la seguridad en sus padres, especialmente durante la noche, en la oscuridad. Y es que a esto les mueve su instinto de supervivencia, pues durante cientos de miles de años el bebé que no temía quedarse solo en la oscuridad de la noche era fácilmente presa de los depredadores. De hecho, hoy por hoy, solos los únicos mamíferos que pretendemos desprendernos de nuestras crías para dormir.

De esta manera, encontramos 4 grandes beneficios para los niños cuando optamos por el colecho:

  1. Vínculo emocional: El colecho fomenta un fuerte vínculo emocional entre los padres y el niño. La proximidad física durante la noche les brinda seguridad y comodidad, fortaleciendo la conexión emocional.
  2. Regulación emocional: Los niños pequeños pueden tener dificultades para regular sus emociones por sí mismos. El colecho permite una respuesta inmediata a las necesidades emocionales del niño, promoviendo una regulación más efectiva.
  3. Lactancia materna: Para las madres que amamantan, el colecho facilita la lactancia nocturna, lo que puede promover una mejor nutrición y desarrollo para el bebé.
  4. Sueño más tranquilo: Los niños tienden a tener un sueño más tranquilo cuando están cerca de sus padres, lo que a menudo significa que duermen más profundamente y se despiertan menos durante la noche.

Añadido a esto encontramos también unos cuantos beneficios para los padres. A saber:

  1. Mayor comodidad: Los padres pueden disfrutar de un sueño más tranquilo y una mayor comodidad al tener al bebé cerca. Esto reduce la necesidad de levantarse y desplazarse durante la noche.
  2. Facilita la lactancia: Para las madres que amamantan, el colecho simplifica la lactancia nocturna, lo que puede ayudar a mantener una producción de leche estable.
  3. Mayor seguridad: Al tener al bebé cerca, los padres pueden estar más atentos a sus necesidades y sentirse más seguros en cuanto a su bienestar.

Y como consecuencia de un mejor descanso es fácil que encontremos que los niños que practican el colecho están menos cansados e irritables durante el día, colaboran más y sufren menos rabietas, pues su tolerancia a la frustración disminuye con el cansancio.

Si los menores ya están en edad escolar, un mayor descanso también facilitará mejores procesos atencionales y estos, mayor rendimiento académico.

En cuanto a los adultos pasa algo similar: Si descansan durante la noche, no solo rinden mejor en su trabajo, sino que son padres y madres más pacientes con sus hijos, con la consecuente mejora del clima familiar.

 

Pero…¿existen también posibles efectos perniciosos del colecho?

  1. Riesgo de asfixia: Se debe tomar precauciones para asegurarse de que el entorno de sueño sea seguro, ya que existe un riesgo de asfixia si se comparte la cama con un bebé pequeño, especialmente si se duerme muy abrigado y el riesgo aumenta si los padres son fumadores.
  2. Dependencia excesiva: Algunos críticos argumentan que el colecho puede llevar a una dependencia excesiva del niño, lo que podría dificultar la transición a dormir solo más adelante.
  3. Pérdida de intimidad de la pareja: Es cierto que al compartir la cama con sus hijos, la pareja ve más limitadas sus interacciones en este entorno, y no sólo a nivel sexual, sino que la cama es un espacio donde muchas parejas aprovechan para compartir su día, hablar de sus cosas o compartir el hábito de la lectura o ver alguna serie, y todas estas actividades pueden quedar restringidas durante el colecho.

 

¿Hasta cuándo es recomendable practicar el colecho?

La duración del colecho es una decisión personal. Algunas familias eligen practicarlo durante toda la infancia, mientras que otras optan por una transición gradual hacia dormir en su propia habitación. No hay una edad específica que deba cumplirse, sino más bien, se debe considerar la comodidad y las necesidades individuales del niño y la familia.

¿Es colecho es adecuado para todo el mundo?

No todas las familias encuentran el colecho adecuado para ellas. Algunas excepciones incluyen:

  1. Familias que no se sienten cómodas con el colecho: Hay muchos adultos que ven muy incómodo compartir su cama con los hijos. La crianza respetuosa respeta la elección de cada familia en cuanto a la crianza de sus hijos. Si el colecho no se adapta a las necesidades y valores o circunstancias de una familia, no es necesario practicarlo.
  2. Circunstancias médicas o de seguridad: En casos de enfermedad o condiciones médicas que puedan aumentar el riesgo durante el colecho, es importante buscar orientación médica y considerar otras opciones seguras.

En conclusión, el colecho puede ser una práctica beneficiosa para muchas familias, siempre y cuando se realice de manera segura y respetuosa. Los beneficios emocionales y de regulación para el niño, así como la comodidad para los padres, son aspectos importantes a considerar. Sin embargo, cada familia es única, y la elección de practicar o no el colecho debe basarse en sus valores, necesidades y circunstancias individuales. La crianza respetuosa y la disciplina positiva nos recuerdan que lo más importante es la relación amorosa y el respeto mutuo entre padres e hijos, independientemente de la elección de dormir juntos o separados.

 

ISABEL MOYA SÁNCHEZ para Bobodü Kids
PSICÓLOGA Y ASESORA EDUCATIVA
CERTIFICADA EN DISCIPLINA POSITIVA
NºCol. CV-9127

 

Publicación anterior Publicación nueva


0 comentarios

Dejar un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados