Envíos gratis a partir de 60€ / Entregas 24/72h
Carrito de compra

IR A UNA PISCINA CON UN BEBÉ, ¿CÓMO PREPARARTE?

publicado por Bobodü Kids el
IR A UNA PISCINA CON UN BEBÉ, ¿CÓMO PREPARARTE?

 

Con la llegada del buen tiempo nos preparamos para ir a la piscina y la playa. Nuestros bebés aún son pequeños pero empiezan a surgir miedos por los ahogamientos. Es el mejor momento de llevarlos a aprender a nadar.

La AEP (Asociación Española de Pediatría), nos da unas recomendaciones muy intersantes para prevenir ahogamientos. Ver aquí el artículo.

¿Por qué es importante la natación para los bebés?

La natación fortalece enormemente los músculos y desarrolla la coordinación motora del niño, calma y relaja, y le da mucha diversión. Así que lleva a tu bebé a la piscina. Sigue leyendo para prepararte para ello.

La mayoría de los bebes en la piscina están felices, les encanta chapotear en el agua. Durante los nueve meses de su vida fetal, el agua fue su hábitat natural. Chapotear en el agua afecta el desarrollo emocional de un bebé. Se vuelve más confiado y valiente. Su vínculo con sus padres también se fortalece. Por eso merece la pena llevar a tu bebé a la piscina para que disfrute del placer que proporciona el contacto con el agua. ¿Cómo prepararte para ir a la piscina con tu bebé? A continuación, te enseñare todo lo que debes saber:

¿Se las arreglará el bebé en la piscina?

Hasta aproximadamente los 8 meses de edad, un niño mantiene un reflejo natural de "defensa", lo que significa que cuando se sumerge la cabeza en agua, no abre la boca, por lo que no hay riesgo de atragantamiento. Este reflejo desaparece más tarde. Sin embargo, antes de que esto suceda, vale la pena inculcar el amor por la natación en su niño pequeño.

Por lo general, se puede llevar a la piscina a un bebé de 2 meses, si está sano, se desarrolla bien, se levanta bien y sujeta la cabeza. Sin embargo, los pediatras recomiendan esperar hasta que el niño tenga 3-4 meses para que no solo gane fuerza física, sino que también refuerce su inmunidad. Esto es importante especialmente, en invierno, cuando hace frío fuera de la ventana y es más fácil resfriarse.

Eso sí, antes de ir con tu hijo a una piscina que le resulte enorme, acostúmbralo a bañarse en una bañera grande (es decir, la tuya). Báñate junto a tu bebé esto lo ayudara que se sienta más confiado.

La piscina perfecta para un bebé

Elige una piscina apta para niños pequeños, de entre 20 y 120 cm de profundidad y con un suave descenso al agua. Por lo general, tiene agua más tibia: para los bebés más pequeños, la mejor temperatura es el agua con una temperatura de incluso 37 ° C, y solo alrededor de 34 ° C para los de medio año.

También es importante la concentración adecuada de cloro u ozono, de manera que estos agentes desinfecten el agua y, al mismo tiempo, no irriten los ojos y la piel del bebé. Asegúrate de que haya un lugar adecuado en la piscina para cambiar a su bebé.

Lo imprescindible para un bebé en la piscina

Es conveniente que la bolsa de la piscina sea bastante grande. Lo ideal es que empaques las pertenencias de tu bebé en una bolsa aparte, lo que facilitará su preparación en los vestuarios . ¿Qué hay que añadir en la bolsa? Necesita una toalla con capucha grande, o incluso dos si va a salir al agua con frecuencia durante sus primeras visitas a la piscina. También puede ser útil un albornoz o bata de baño.

 

Toalla con capucha bebè Bobodü Kids

Es una buena idea llevar un juego completo de ropa extra y dos pañales en caso de que algo se caiga en el suelo húmedo del vestidor. Se requiere un pañal de natación impermeable especial, que no absorba el agua de la piscina. También lleva contigo el jabón de su hijo para quitarle el cloro después de nadar. Una loción también será útil para hidratar la piel seca de un pequeño nadador.

Es una buena idea llevar contigo spray para los oídos, que debes usar antes de meterte al agua. Lubricará el canal auditivo para que el agua fluya hacia afuera. De esta forma, protegerás los oídos del bebé contra la acumulación de agua, lo que evita la inflamación. Después de salir de la piscina, es posible que también necesites un poco de solución salina si los ojos de su hijo están irritados por el contacto con el cloro.

Prepárate para ir a la piscina con tu bebé

Aunque tu pequeño debe tener mucha energía en la piscina, no salgas de casa inmediatamente después de una buena comida. Comienza a prepararte después de aproximadamente una hora. El mejor momento para ir a la piscina es por la tarde después de una siesta o por la mañana después del desayuno.

Merece la pena que vayas a la piscina con tu bebé junto a tu pareja y aprovechar los llamados vestuarios familiares. Antes de quitarle el pañal al bebé, prepárate tú solo, dejando al bebé al cuidado de tu pareja. 

Envuélvele desnudo con una toalla y quítatela solo antes de entrar al agua. Luego, abraza a tu bebé con fuerza contra ti para que se caliente con el calor de su cuerpo. Sumérgete lentamente hasta los hombros del bebé.

Observa atentamente al bebé para captar cualquier señal de que, por ejemplo, tiene miedo de algo. Habla con él con voz tranquila todo el tiempo y abrázalo contra tu cuerpo. Solo cuando note que el bebé salpica audazmente con los pies y las manos, dale más libertad.

Para la primera visita a la piscina, te recomiendo que entres al agua dos veces durante unos cinco minutos, con un máximo de media hora para que tu bebé chapotee en el agua. Organiza tú mismo tus primeros viajes a la piscina para que tu hijo se familiarice con la piscina. Vale la pena apuntarse a clases organizadas con otros bebés solo cuando esté seguro de que el niño está acostumbrado al agua.

Es bueno que antes de llevar a tu bebé a la piscina, consultes a tu pediatra. Te asegurarás de que tu pequeño esté listo para comenzar su aventura de natación. El médico descartará contraindicaciones para el uso de la piscina, entre las que las más comunes son enfermedades de la piel, alergias, reflujo gastroesofágico, así como congestión nasal, otitis recurrentes o inflamación de las vías respiratorias superiores.

Logística después de la piscina

Ve al vestuario primero. Durante este tiempo, el bebé debe ser lavado y cubierto con una toalla seca. Seca bien el cabello de tu hijo con una toalla, de lo contrario, los secadores de cabello podrían asustarlo.

Tu bebé puede tener mucha hambre después de jugar en el agua. Los bebés que son amamantados tienen lo mejor, porque pueden comer en el vestidor.

Sin embargo, si tu bebé está bebiendo leche en biberón, vale la pena llevar contigo un termo con agua caliente, una dosis de leche y un biberón. 

 

Recomendaciones:

Intenta que toda esta experiencia sea relajada y que tu bebé disfrute y se sienta seguro. Depende de sus primeras sensaciones que coja miedo al agua o que por el contrario sea la experiencia que más le guste y estará feliz repitiéndola a menudo.

Te recomendamos que durante las primeras veces tenga la edad que tenga siempre estéis uno de los dos padres con él y más adelante cuando ya tu bebé se sienta seguro y feliz en el agua podréis dejarlo con el profesor sin estar vosotros cerca. 

 

El equipo Bobodü Kids.

 

Publicación anterior Publicación nueva


0 comentarios

Dejar un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados