Envíos gratis a partir de 60€ / Entregas 24/72h
Carrito de compra

¿QUÉ HACER SI ESTA DESHIDRATADO POR LA DIARREA Y LOS VÓMITOS?

publicado por Bobodü Kids el
¿QUÉ HACER SI ESTA DESHIDRATADO POR LA DIARREA Y LOS VÓMITOS?

 

La deshidratación en los niños suele ser el resultado de una diarrea intensa, por ejemplo, con vómitos. La deshidratación provoca alteraciones no sólo en el equilibrio hídrico, sino también en el electrolítico y gasométrico (cambio del pH del organismo a más ácido), lo que puede dar lugar a irregularidades muy graves. El niño debe ser irrigado con agua o con un líquido de rehidratación oral especial. A continuación, te enseñare que debes hacer si tu bebe esta deshidratado por la diarrea y los vómitos:

¿Cuáles son las causas más comunes de deshidratación en los niños?

La diarrea y los vómitos son las causas más comunes de deshidratación en los niños, tanto en lactantes como más mayores.

La diarrea en los niños es un problema común que los padres deberán consultar con su  pediatra. La complicación más grave de la gastroenteritis o entérica (acompañada de náuseas y vómitos) es la mencionada pérdida de líquidos.

Otra causa de deshidratación en los niños pequeños es la fiebre alta que acompaña a las infecciones, especialmente las bacterianas. Los síntomas de pérdida excesiva de agua del cuerpo se encuentran a menudo en periodos de fuerte calor y sobrecalentamiento del cuerpo, especialmente cuando el niño no bebe suficientes líquidos.

Vale la pena mencionar que la mayor pérdida de líquidos ocurre con el sudor, por ejemplo, durante el ejercicio intenso.

Las causas menos comunes de deshidratación en los niños son:

  • Enfermedad renal (conduce a la llamada poliuria, es decir, aumento de la producción de orina)
  • Quemaduras severas
  • Sangrado
  • Enfermedades endocrinas con aumento de la pérdida de líquidos, por ejemplo, diabetes insípida, síndrome adrenogenital.

La deshidratación no se trata solo de perder agua del cuerpo. En el curso de la diarrea a largo plazo o vómitos persistentes, también hay una pérdida de electrolitos (las anomalías se refieren principalmente a sodio y potasio), así como la alteración del equilibrio ácido-base del cuerpo hacia una reacción más ácida.

¿Cuáles son los síntomas de la deshidratación leve en un niño?

Un médico puede evaluar fácilmente el grado de deshidratación de un niño. Los síntomas que acompañan a la pérdida de agua en los niños pueden ser tan característicos que los padres pueden evaluar de forma independiente si se trata de deshidratación.

 

En el caso de infecciones, fiebre alta, vómitos o diarrea, aparecen en primer lugar síntomas de deshidratación leve:

  • No hay aumento de la sed
  • El niño se comporta normalmente
  • La elasticidad de la piel se reduce ligeramente
  • Las membranas mucosas están húmedas
  • Los globos oculares no están hundidos
  • Tu bebé orina tanto como de costumbre
  • La frecuencia cardíaca no es rápida
  • Si el bebé llora, hay lágrimas.

La elasticidad de la piel se evalúa mediante el llamado síntoma del pliegue de la piel. Esto se hace pellizcando un pliegue de piel, por ejemplo, alrededor del abdomen. Si la piel es elástica, dicho pliegue se enderezará de inmediato, mientras que, en el caso de la deshidratación en un niño, la elasticidad de la piel disminuye, por lo que la piel pellizcada se endereza mucho más lentamente.

¿Cómo reconocer una deshidratación moderada a severa?

Deshidratación moderada en un niño.

Si un niño no bebe suficientes líquidos, pueden aparecer signos de deshidratación moderada:

  • El niño está claramente agitado e inquieto
  • Bebe con avidez
  • Se reduce la elasticidad de la piel
  • Las membranas mucosas están secas
  • Los globos oculares están hundidos
  • El latido del corazón es rápido
  • Las lágrimas están ausentes

Estos síntomas deben ser alarmantes para los padres y alentar a los cuidadores a consultar a un médico lo antes posible.

Deshidratación severa en un niño

A su vez, la deshidratación severa requiere tratamiento hospitalario y representa una amenaza para la salud y la vida del niño:

  • El niño pequeño es apático, somnoliento
  • No hay fuerza para beber
  • La elasticidad de la piel es muy baja
  • Las membranas mucosas están muy secas
  • Los globos oculares están hundidos
  • El bebe orina muy poco
  • La frecuencia cardíaca aumenta significativamente
  • Las lágrimas están ausentes

Deshidratación en un niño y pérdida de peso.

Un especialista puede juzgar el grado de deshidratación por la pérdida de peso, pero este es un método menos práctico.

  • Pérdida <3% el peso corporal significa que no hay deshidratación
  • Pérdida de 3-9% corresponde a una deshidratación leve
  • Pérdida de peso> 9% es una deshidratación severa

La mayoría de las veces, el médico lo hace sobre la base del examen del niño, la observación y posiblemente las pruebas de laboratorio ordenadas.

¿Cómo dar de beber a tu bebé? ¿Qué fluidos usar?

El primer paso para tratar la deshidratación en los niños debe ser la rehidratación oral (a menos que la deshidratación sea grave). Los líquidos de rehidratación oral son la mejor solución para la rehidratación en caso de que un niño se deshidrate. Están disponibles sin receta en las farmacias. El producto está disponible en forma de polvo para la autopreparación de una suspensión para beber. Los líquidos de hidratación del bebé contienen una composición de electrolitos ajustada a sus necesidades.

El polvo debe disolverse en agua tibia, mezclándose bien. Los fluidos de rehidratación tienen la concentración adecuada de sodio y glucosa; estos ingredientes aseguran que el cuerpo mantenga un mecanismo que lo protege contra una mayor pérdida de agua y mantiene su absorción adecuada.

¿Cómo puedes proporcionar líquidos de rehidratación a tu hijo deshidratado?

De acuerdo con las recomendaciones, la rehidratación con líquidos de rehidratación oral debe realizarse de acuerdo con el siguiente esquema:

fase de hidratación intensiva que dura 4 horas: dentro de las 4 horas, el niño debe beber una porción de líquido de rehidratación de 50-100 ml / kg de peso corporal, además de aumentar en 5-10 ml / kg de peso corporal después de cada deposición diarreica y 2-5 ml / kg de peso corporal corporal después de cada episodio de vómitos;

la fase de hidratación de mantenimiento: 5-10 ml ORP / kg de peso corporal después de cada deposición diarreica y 2-5 ml / kg de peso corporal después de cada episodio de vómitos.

¿Por qué líquidos de rehidratación?

El líquido de irrigación oral tiene la ventaja sobre el agua de que contiene cantidades apropiadamente seleccionadas de electrolitos (sodio, potasio) o azúcares (glucosa, sacarosa, fructosa, según el fabricante), por lo que simplemente está óptimamente equilibrado.

Los líquidos de rehidratación oral también están disponibles con la adición de probióticos para restaurar la flora intestinal normal. Según varios estudios, esto es importante para reducir la duración de la diarrea.

 

El líquido de rehidratación tiene un sabor agradable, lo que facilita que los niños lo beban. El gusto y el olfato correctos son importantes porque durante una infección, intoxicación alimentaria o fiebre alta, el niño se pone lloroso, malhumorado y no coopera con los padres. Hay varios sabores de líquidos de rehidratación disponibles, por ejemplo, plátano o limón.

También existe una combinación de líquido de irrigación y la llamada zanahoria (gachas de zanahoria y arroz) para la diarrea (dicha preparación está permitida a partir de los 4 meses de edad).

¿Qué sucede si el niño se niega a beber el líquido de rehidratación?

Si a pesar de todo no consigues convencer a tu niño de que beba el líquido de rehidratación oral, podemos quedarnos con agua corriente o té amargo, o menta, que tiene propiedades antieméticas (servir frío). Para hidratar al niño, no le dé jugos de frutas o bebidas carbonatadas: contienen una gran carga osmolar, mientras que en los intestinos atraen agua hacia los intestinos, lo que agrava la diarrea.

¿Cómo reponer líquidos si tu hijo está deshidratado?

A menudo, los catarros intestinales pueden ir acompañados de un aumento de la temperatura corporal, lo que provoca también una mayor pérdida de agua en el organismo. Darle líquidos a un niño que vomita no es fácil, se deben dar en porciones muy pequeñas, usando una cucharadita, cada pocos minutos. Mantén los líquidos frescos ya que los líquidos tibios pueden estimular el vómito.

Si tu niño está severamente deshidratado o simplemente no puede administrar líquidos por vía oral de ninguna manera (por ejemplo, debido a vómitos intensos), será necesaria una visita al hospital para la rehidratación intravenosa.

Los bebés se deshidratan muy rápidamente y es extremadamente difícil reponer eficazmente la pérdida de líquidos por la boca. Por lo tanto, el catarro intestinal aparentemente trivial generalmente termina con una hospitalización. En este grupo de edad es muy importante seguir amamantando cada 2-3 horas.

 

Nos encanta daros consejos y recomendaciones pero siempre deberás hablar con tu pediatra que es quién conoce mejor a tu bebé.

 

El Equipo Bobodü Kids

Publicación anterior Publicación nueva


0 comentarios

Dejar un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados