Envíos gratis a partir de 60€ / Entregas 24/72h
Carrito de compra

¿CÓMO FORTALECER LA INMUNIDAD DE UN NIÑO?

publicado por Bobodü Kids el
¿CÓMO FORTALECER LA INMUNIDAD DE UN NIÑO?

 Un recién nacido nace con un sistema inmunitario o sistema inmunitario aún no completamente desarrollado. Este sistema está diseñado para proteger el cuerpo del niño contra todos los organismos extraños, por lo que es muy importante desde los primeros días de vida para "aprender" y apoyar el sistema inmunológico del bebé. Esto se traducirá en el funcionamiento del sistema inmunológico en la edad adulta. A continuación, te enseñare todo lo que debes saber sobre cómo fortalecer la inmunidad de un niño:

El sistema inmune

Ahora se cree que la forma en que funciona el sistema inmunológico se basa en un modelo de peligro. Según él, el sistema inmunitario protege contra cualquier estructura que esté equipada con una señal de socorro y tolera todas las estructuras que carecen de esta señal. Es importante destacar que no importa si son elementos "ajenos" o "propios" a nuestro cuerpo. De acuerdo con esta teoría, una sustancia (por ejemplo, el pelo de un gato) a veces es tolerada por un niño y, a veces, cuando transmite una señal de socorro, es atacada por el sistema inmunológico del mismo niño.

Existen tres mecanismos para la aparición de la enfermedad:

  • El sistema inmunológico del niño malinterpreta algunos elementos del mundo que lo rodea y los evalúa como peligrosos, aunque no lo amenazan en absoluto (por ejemplo, el polvo o la proteína de la leche de vaca); comienza a defenderse de ellos, y así surgen las alergias
  • El organismo de un bebé aún no es capaz de identificar bien los microorganismos que lo amenazan o es incapaz de defenderse de ellos; cuando no se trata al "intruso", comienza la infección
  • El propio elemento del cuerpo del niño (por ejemplo, las células tiroideas) sufre cambios tan significativos bajo la influencia de diversos factores que se convierte en una estructura peligrosa para el sistema inmunitario; entonces el cuerpo comienza a atacar y destruir sus propios tejidos; entonces estamos ante una enfermedad autoinmune.

Al momento del nacimiento, un bebé recién nacido solo tiene un conjunto completo de elementos para construir un sistema inmunológico eficiente. Desafortunadamente, el sistema inmunológico no viene con instrucciones detalladas sobre cómo debería funcionar. Por lo tanto, el cuerpo de un niño pequeño, al entrar en contacto con las señales provenientes del entorno, aprende lentamente a interpretar diversas sustancias como "seguras" o "peligrosas".

¿Cómo fortalecer la inmunidad?

A la hora de buscar una respuesta a la pregunta de cómo fortalecer la inmunidad de un niño, hay que ser consciente de la importancia de los microorganismos presentes en el entorno de una personita. Se ha comprobado que los niños que nacen en contacto con microorganismos, cuyo origen son, entre otros, las mascotas, con mucha menos frecuencia, sufren trastornos del sistema inmunológico. Esto es especialmente cierto en el caso de las alergias, cuya aparición está determinada por el primer año de vida de un niño. Durante este tiempo, el sistema inmunológico del bebé se desarrolla muy rápidamente y se le dan "pistas" para la vida. Estas sustancias útiles son endotoxinas o venenos bacterianos, que se encuentran en el pelo de los animales y en las habitaciones donde viven los animales. Además, las endotoxinas también se encuentran en el polvo doméstico.

Por esta razón, vale la pena que recuerdes que el cuidado excesivo de la higiene de tu niño pequeño y su entorno afecta negativamente la maduración del sistema inmunológico del niño. Esto se debe a que, si privas al cuerpo del bebé de la capacidad de "entrenar" su reacción a los microorganismos, puede reaccionar de manera caótica e incorrecta en el futuro.

Además, los investigadores han observado que las infecciones virales banales, especialmente las infecciones del tracto respiratorio superior, protegen a los niños de la aparición de alergias. Es particularmente evidente en el ejemplo de los niños pequeños de familias numerosas, que son mucho menos alérgicos.

Además, como padres debes asegurarte de tus pequeños pasen el mayor tiempo posible al aire libre, preferiblemente en el campo fuera de la ciudad. Esta es la mejor oportunidad para entrar en contacto con microbios beneficiosos que forman la llamada red de seguridad, cuya presencia asegura el correcto desarrollo del sistema inmunológico del niño.

La inmunidad y la microflora intestinal

Es bueno que tengas presente que la microflora bacteriana correcta de los intestinos de un niño pequeño fortalece claramente su inmunidad y reduce el riesgo de alergias. Las bacterias comienzan a colonizar los intestinos de un bebé recién nacido desde los primeros minutos después del nacimiento, por lo que la ruta de nacimiento del bebé es importante.

Durante el parto natural, los primeros microorganismos que adquiere un bebé, simplemente al tragarlos, son los que se encuentran en el tracto genital de la madre. Es la flora idéntica a la microflora intestinal de la madre y por tanto la más natural y protectora para el recién nacido.

Por otro lado, los niños nacidos por cesárea carecen de la mayoría de estas bacterias beneficiosas y adquieren otros tipos de microorganismos, por ejemplo, los que se encuentran en la piel de la madre o en el aire. En este caso, se trata de bacterias que no son fisiológicas para el intestino del lactante y que, en ocasiones, provocan infecciones. Por lo tanto, si es posible, es bueno que un niño nazca por la fuerza de la naturaleza y, por lo tanto, desde el principio esté equipado con la microflora intestinal materna.

También vale la pena señalar que la composición de la flora intestinal varía en un niño con la edad y el consumo de alimentos. Es junto con los alimentos que las bacterias ingresan al cuerpo y pueblan el tracto digestivo. Los microorganismos más útiles se encuentran en alimentos que se han sometido a fermentación, es decir, yogures, kéfir y chucrut. Estos productos están enriquecidos con los llamados cepas probióticas de bacterias, tales como: Lactobacillus o Bifidobacterium. Estos microorganismos enriquecen la flora intestinal del bebé y apoyan así su inmunidad estimulando y modulando el sistema inmunitario.

También existen probióticos en forma de complementos alimenticios en forma de gotas para bebés, sobres o ampollas para la preparación de suspensiones o cápsulas para niños mayores. Vale la pena señalar que el contenido microbiano de estas preparaciones debe ser de al menos 10 7 CFU (unidades formadoras de colonias) en 1 ml o 1 g.

En la discusión sobre cómo fortalecer la inmunidad del niño, debes tener en cuenta que los prebióticos, es decir, las partes no digeribles de las plantas que son componentes de la fibra dietética, tienen un impacto significativo en la microflora intestinal. Debido a sus propiedades, estimulan selectivamente el crecimiento y la actividad de una o más cepas de bacterias intestinales beneficiosas, especialmente bacterias probióticas. Su fuente son las verduras y frutas frescas, por lo que es bueno enriquecer la dieta de un niño pequeño con plátanos, tomates, cebollas y ajo. Además, los prebióticos como la inulina se encuentran en preparaciones farmacéuticas, como pastillas, geles y cápsulas.

Si es posible, debes evitar los antibióticos en los bebés (especialmente en los menores de 1 año). Destruyen las bacterias intestinales beneficiosas de un niño pequeño, lo que aumenta el riesgo de alergias.

Inmunidad y comida de la madre.

Al responder a la pregunta de cómo fortalecer la inmunidad de un niño, se debe enfatizar que la leche materna puede ser útil en esto. La leche materna contiene gran cantidad de anticuerpos maternos, especialmente IgA, que refuerzan pasivamente la inmunidad del lactante y lo protegen, sobre todo, frente a infecciones graves gastrointestinales, respiratorias y del sistema nervioso. La mayor cantidad de anticuerpos protectores se encuentra en el calostro, la primera leche de la madre. Su contenido disminuye con el tiempo, pero permanece constante.

Por lo tanto, debes amamantar a tu bebé al menos hasta el final de 1 año de vida, ya que se beneficia de la protección inmunológica de la madre durante todo este período. Además, se ha observado que en niños pequeños que son alimentados con leche materna durante al menos 6 meses de vida, el riesgo de alergias se reduce en un 50%.

También es bueno que sepas que existen prebióticos en la leche materna que promueven el crecimiento de bacterias benéficas del género Bifidobacterium en el intestino del lactante, y así ayudan a protegerlo contra infecciones gastrointestinales.

 

Nos encanta daros consejos y recomendaciones pero siempre deberás hablar con tu pediatra que es quién conoce mejor a tu bebé.

 

El Equipo Bobodü Kids

 

Publicación anterior Publicación nueva


0 comentarios

Dejar un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados