Envíos gratis a partir de 60€ / Entregas 24/72h
Carrito de compra

QUE HACER CON CONVULSIONES FEBRILES EN UN NIÑO

publicado por Bobodü Kids el
QUE HACER CON CONVULSIONES FEBRILES EN UN NIÑO

 

Las convulsiones febriles pueden ocurrir durante la fiebre alta. Pueden aparecer en niños desde los 6 meses hasta los 5 años. Las convulsiones febriles suelen durar unos minutos y comienzan cuando la temperatura corporal supera los 38 °C. Las convulsiones suelen desaparecer sin necesidad de tratamiento y no tienen consecuencias permanentes. Los síntomas de mala apariencia causan ansiedad en los padres. Descubra qué causa una convulsión febril y qué hacer en caso de una convulsión.

¿Qué son las convulsiones febriles?

Las convulsiones febriles son un episodio asociado con al aumento de la temperatura corporal. Ocurre con mayor frecuencia en niños entre 6 meses y 5 años de edad. Las convulsiones también pueden ocurrir en niños mayores, pero esto es raro. Conviene señalar que que las convulsiones febriles son más comunes en niños que en niñas y más frecuentes que en un un bebé que en un adolescente o niño de pocos años.

Factores que determinan la aparición de convulsiones febriles

  • Aumento rápido de la temperatura corporal.
  • Edad del niño: cuanto más joven es el niño, mayor es el riesgo de sufrir una convulsión. Esto se debe a la inmadurez del sistema nervioso central. En caso de fiebre, el niño aún no tiene completamente desarrollados los mecanismos de termorregulación. Como consecuencia, pueden aparecer convulsiones febriles.
  • Genes El riesgo de una convulsión febril es mayor en un niño cuyos padres o hermanos también tienen convulsiones.

Tipos de convulsiones febriles

Teniendo en cuenta la gravedad de los síntomas y la frecuencia de su aparición, las convulsiones febriles se pueden dividir en:

  • Sencillo: Los más comunes. Cubren todo el cuerpo y suelen durar de 2 a 5 minutos. Los síntomas desaparecen espontáneamente y no reaparecen en las siguientes 24 horas.
  • Sencillo plus: Convulsiones simples que ocurren más de una vez al día. No hay anormalidades en el examen neurológico entre ataques.
  • Complejo: Involucran partes individuales del cuerpo, como una extremidad. Por lo general, duran más de 10 minutos y aparecen con más frecuencia más de una vez al día. Requieren hospitalización y diagnósticos prolongados.

Síntomas de convulsiones febriles en niños

Los síntomas de las convulsiones febriles son bastante específicos. Su hijo puede notar los siguientes síntomas durante un ataque:

  • Temblor de todo el cuerpo
  • Movimientos incontrolados de brazos y piernas
  • Piel pálida o azulada
  • Salivación
  • Giro de los globos oculares hacia atrás
  • Problemas respiratorios

¿Qué pasa si tu bebé tiene una convulsión febril?

Cuando se presenta una convulsión, ante todo debes mantener la calma y velar por la seguridad del niño. Primero, pon a tu bebé en un lugar seguro.

Durante una convulsión, bajo ninguna circunstancia debes darle a tu bebé ningún medicamento, líquido o comida. Tienes que vigilar a tu hijo de cerca todo el tiempo, prestando especial atención a las funciones respiratorias. La duración de la convulsión también es importante. Si el ataque dura más de 5 minutos y aparecen trastornos respiratorios y/o hematomas, se debe llamar inmediatamente a una ambulancia. Un médico o paramédico puede detener un ataque de convulsiones administrando un enema rectal de diazepam.

Después de un episodio de convulsiones, el niño estará débil, letárgico e irritable. Todo debería volver a la normalidad después de unos 30 minutos. Debes dar a tu hijo paz y descanso. Lo mejor es colocar a tu bebé de lado, lo que le facilitará la respiración. También vale la pena cuidar de bajar la temperatura corporal del niño. En tal situación, funcionarán las compresas frías o los medicamentos administrados en forma de óvulos.

Debes tener en cuenta que cada episodio de convulsiones febriles, y especialmente el primero, debe consultarse con un médico de atención primaria.

Diagnóstico de convulsiones febriles en niños

Los niños con el primer episodio simple o simple más febril no requieren diagnóstico adicional. Una consulta con un médico de atención primaria o un neurólogo es suficiente. Se requiere hospitalización para los pacientes que experimentan convulsiones febriles complejas. Además de la consulta neurológica, se realizan las siguientes pruebas:

Convulsiones febriles - investigación:

  • Estudio EEG (electroencefalografía). Es una prueba no invasiva para evaluar la función cerebral. Le permite excluir la epilepsia;
  • Pruebas de laboratorio. Permiten determinar las causas de la fiebre.

Diagnósticos extendidos:

  • Examen del líquido cefalorraquídeo. Se realiza muy raramente, especialmente en bebés. Se utiliza para descartar infección del cerebro y las meninges;
  • RM (imágenes por resonancia magnética);
  • Tc (tomografía computarizada).

Factores de riesgo para la recurrencia de convulsiones febriles en niños

El riesgo de desarrollar otro episodio de convulsiones febriles es mayor dentro de los dos años posteriores al primer ataque. Los niños corren mayor riesgo de volver a tener episodios cuando:

  • Hay predisposiciones genéticas.
  • Se han producido convulsiones febriles con fiebre baja.
  • El primer episodio de convulsiones fue complejo.
  • El primer ataque ocurrió antes de los 15 meses de edad.
  • Las convulsiones febriles comenzaron poco después del inicio de la fiebre.

Prevención de convulsiones febriles en niños

Actualmente no existen medidas preventivas que puedan ser 100% seguras de que tu bebé no tendrá convulsiones. Sin embargo, hay algunas reglas a seguir para reducir el riesgo de convulsiones.

  • Viste a tu hijo adecuadamente al clima para que no pase calor ni frío.
  • Tu hijo debe ser vacunado de acuerdo con el calendario de vacunación. Gracias a ello, evitarás enfermedades infecciosas, normalmente acompañadas de fiebre alta.
  • Cuida la inmunidad del niño.
  • En caso de fiebre, utiliza preparados antipiréticos. Las compresas frías también son efectivas. Evita que la temperatura suba por encima de los 38°C.

Convulsiones febriles y el riesgo de desarrollar epilepsia

Para las convulsiones simples más y simples más febriles, el riesgo de desarrollar epilepsia es el mismo que para el resto de la población. En el caso de las convulsiones febriles complejas, los niños tienen más probabilidades de desarrollar epilepsia (el riesgo es de aproximadamente el 8%). Una aparición única o incluso múltiple de convulsiones febriles no es un síntoma de epilepsia y no aumenta el riesgo de convulsiones en el futuro.

 

Nos encanta daros consejos y recomendaciones pero siempre deberás hablar con tu pediatra que es quién conoce mejor a tu bebé.

 

El Equipo Bobodü Kids

Publicación anterior


0 comentarios

Dejar un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados