Envíos gratis Península y Baleares +60€ - Excepto Productos Wigiwama gastos envio 10€
Entregas en 48/72 horas - Mobiliario 5/7 días
Carrito de compra

DERMATITIS ATÓPICA EN UN LACTANTE. ¿QUÉ DEBES SABER AL RESPECTO?

publicado por Bobodü Kids el
DERMATITIS ATÓPICA EN UN LACTANTE. ¿QUÉ DEBES SABER AL RESPECTO?

Piel roja seca, picazón persistente y lesiones cutáneas recurrentes que aparecen a pesar del cuidado diario de un niño: así es como se puede manifestar la dermatosis atópica denominada DA. Aprende a cómo reconocer la dermatitis atópica en un bebé y cómo cuidar la delicada epidermis del bebé para darle un rápido alivio. Todo esto y más a continuación:

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica en lactantes es una de las enfermedades dermatológicas y alérgicas más diagnosticadas que aparecen en el primer año de vida. Consiste en alteraciones en el funcionamiento del sistema inmunitario y en la estructura de la capa lipídica, lo que se traduce en una menor tirantez de las capas superiores de la piel. Como resultado, la epidermis pierde más rápido el agua acumulada, y los alérgenos y microorganismos penetran en ella con mucha más facilidad, provocando cambios en la piel y dolencias como picor persistente o escozor.

¿Cómo se diagnostica a un bebé con dermatitis atópica?

La enfermedad solo puede ser confirmada por un dermatólogo o alergólogo, no por un pediatra. El especialista le indicará qué pruebas se deben realizar y le informará más sobre la DA. En un niño en el primer año de vida, la dermatitis del pañal o el inofensivo acné del bebé suelen confundirse con esta dolencia, por lo que nunca se debe realizar un diagnóstico, introducir una dieta de eliminación o emprender un tratamiento por cuenta propia.

¿Cuál es la diferencia entre los síntomas de la erupción y la dermatitis atópica?

En primer lugar, el lugar de aparición: en la dermatitis atópica, los cambios afectan con mayor frecuencia el área de la cara y la cabeza, mientras que la dermatitis del pañal ocurre solo cuando la piel está en contacto con un pañal mojado. También hay diferencias en la apariencia de las lesiones: la epidermis agrietada está húmeda y la piel afectada está muy seca.

Síntomas de la dermatitis atópica en bebés

¿Cómo se puede diagnosticar la DA en los bebés? Los síntomas ya aparecen en los primeros meses de vida. En los niños pequeños, el signo principal de la enfermedad suele ser una erupción en la cara, alrededor de la frente y las mejillas, en el cuero cabelludo y detrás de las orejas. Las lesiones cutáneas aparecen con mayor frecuencia en forma de bultos, costras, vesículas y parches eritematosos con límites claros. El cabello en los lugares cambiados es quebradizo, delgado y sin brillo.

Otros síntomas pueden acompañar a los síntomas anteriores en un momento posterior o durante períodos de exacerbación de la enfermedad:

  • Piel roja seca en todo el cuerpo o cambios en la piel en los lugares de las curvas: en los codos, debajo de las rodillas, en las muñecas,
  • Picazón y sensación de ardor en la epidermis
  • Eccema atópico en manos o pies
  • Tendencia a la conjuntivitis
  • Inflamación alrededor de los labios
  • Círculos oscuros debajo de los ojos
  • Queratosis perifolicular de la piel

Si los padres son alérgicos y sufren de dermatitis atópica, existe una probabilidad muy alta de que el bebé también sufra de dermatitis atópica. Las estadísticas muestran que la enfermedad es más común en las niñas, pero su curso es mucho más grave en los niños.

Dermatitis atópica en un bebé - causas

Al principio, cabe mencionar que la DA no es una enfermedad infecciosa en un lactante ni en un adulto, es decir, no se transmite por contacto con una persona enferma. Su trasfondo es principalmente genético, y las causas de los síntomas incluyen anomalías en el funcionamiento del sistema inmunitario y trastornos en la estructura de la epidermis.

¿Qué causa la exacerbación de las lesiones cutáneas? Lo más frecuente es el contacto con alérgenos como polvo, ácaros, secreciones y pelos de animales, hongos o algunos ingredientes alimentarios.

La contaminación ambiental y el estrés también pueden aumentar la gravedad de los síntomas de DA en un bebé. Al observar al niño, aprenderá las causas de la enfermedad y podrá tratar de eliminarlas tanto como sea posible; por ejemplo, pase la aspiradora con frecuencia, lave la ropa y las toallas o muselinas con productos químicos apropiados o limite el contacto con los animales.

Los médicos destacan que la lactancia materna reduce significativamente el desarrollo de la dermatitis atópica y retrasa la aparición de los síntomas de la enfermedad, por lo que recomiendan amamantar durante el mayor tiempo posible. Los estudios han demostrado que en los niños con dermatitis atópica, los cambios se intensifican cuando el bebé se desteta demasiado rápido.

Aunque es imposible curar la causa de la DA, es muy importante responder adecuadamente a los síntomas de la enfermedad a través de cuidados basados ​​en emolientes para niños, para la lubricación corporal, el baño y el lavado.

Dermatitis atópica en bebés: ¿Se pasa con la edad?

Hoy en día, los médicos diagnostican cada vez más dermatitis atópica en bebés. ¿Se va con la edad? Afortunadamente, la investigación muestra que la mayoría de los niños en edad preescolar superan la enfermedad de dermatitis atópica o al menos tienen síntomas significativamente reducidos. Vale la pena recordar que la enfermedad puede ir acompañada de otras dolencias alérgicas: asma bronquial, alergias por inhalación que se manifiestan por secreción nasal o alergias alimentarias. Hay casos en los que la propia DA desaparece, pero quedan otras enfermedades.

Dermatitis atópica en bebés: ¿qué evitar?

A la hora de comprar productos para el cuidado de un bebé con dermatitis atópica, vale la pena revisar los ingredientes. Hay varias sustancias que deben evitarse, entre las que se incluyen los parabenos (metilparabeno, propilparabeno, butilparabeno), perfumes al principio de la composición o SLS. Ingredientes de los llamados La lista negra también incluye conservantes como la diazolidinil urea y la imidazolidinil urea que también pueden irritar la delicada piel de un niño afectado por lesiones atópicas.

Siempre utiliza productos cosméticos naturales, sin agentes tóxicos y dermatológicamente testados. 

  

Nos encanta daros consejos y recomendaciones pero siempre deberás hablar con tu pediatra que es quién conoce mejor a tu bebé.

 

El Equipo Bobodü Kids

 

Publicación anterior Publicación nueva


0 comentarios

Dejar un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados